lunes, 23 de enero de 2012

Avance "Poderosos caballeros"

La bonita parábasis aristofánica en versión actual... Como anticipo de "Poderosos Caballeros", una adaptación a nuestros días de "Los Caballeros" de Aristófanes. Las cosas no han cambiado tanto...


PARÁBASIS

(Entra la POLÍTICA en plan cómica de stand-up para marcarse una parábasis irónica , actualizada , sin coros ni corifeos como en su homóloga griega).

POLÍTICA. “Dedicarse a la política es la actividad más noble a la que puede aspirar el ser humano” . No lo digo yo, lo dijo Aristóteles, Aristóteles Onassis. No, un momento. Aristóteles Rojas Marcos. Eso es.

La vida de un político es dura, más dura es la vida del parlamentario, más dura aún la vida del senador y la maś dura de todas la del euro-parlamentario; lejos de su hogar , rodeado de extranjeros, comiendo mal y teniendo que trabajar con los auriculares puestos como si fueran adolescentes porque sus compañeros de trabajo se empeñan en hablar en vaya usted a saber qué lenguas.

¿Y la desprotección que sufrimos? Tras siete largos años como diputada, sólo entonces, tengo derecho a cobrar la pensión completa. Siete años, una vergüenza, el viaje hasta el escaño no empieza el día que estás en una lista del partido. Comienza años antes, en comisiones de barrio, llamando por teléfono a tus dirigentes, buscando salir en la foto, pisando cabezas, trepando, empujando a los que quieren respirar antes que tú. Esto es un sacrificio que no todo el mundo está dispuesto a realizar. Todo en tu vida se reduce a escalar y en el camino pierdes algunos montañeros y varios sherpas. ¿Y tienes tiempo para mirar atrás y auxiliar a los compañeros que vas dejando en el camino? No, porque no son tus compañeros, son tus adversarios. Y la cima es un lugar pequeño, soleado y cojonudo y allí podemos estar muy pocos. Así , que siete años es un tiempo más que suficiente para ganarse una buena jubilación.

Somos como deportistas de elite, nuestra vida activa es corta, de nuestras acciones depende la felicidad de mucha gente, y se mueve mucho dinero con nosotros... Si pudiéramos hacer publicidad, no digo de zapatillas, pero sí podríamos ser la imagen corporativa de una marca de bolígrafos, de chequeras, de bolsas de basura. Así cuando nos retiramos de la política no necesitaríamos refugiarnos en Gas Natural, en Iberdrola, o en Telefónica, en pequeñas empresas que siguen velando por el bien del país.

Nos acusan de que no tenemos que pasar una prueba intelectual o de capacidad para ejercer nuestro puesto... ¿Acaso tuvo que superar un examen Teresa de Calcuta, o Gandhi o el propio Cristo para cambiar a todo un pueblo y sacrificarse por ellos? No, pues nosotros tampoco.

Seis meses de vacaciones al año, nos dicen. Yo les respondo: no, todo un año de vacaciones. Porque trabajar para mi país no es trabajo , es un placer , una satisfacción y un beneficio propio que haría de forma gratuita, pero yo no he inventado las leyes del mercado. Y si necesitamos dinero para comprar el pan, la fruta, unas llantas nuevas para el todoterreno o un amarre en Puerto Banús, de algún sitio tendrá que salir. Como veis, estoy hablando de primeras necesidades.

Nos han recortado casi un 1% del sueldo y han estado a punto de meternos en la clase turista en los aviones con la gente normal. ¿Se dan ustedes cuenta dónde estamos cayendo? Sin clase política ,¿ qué seríamos, una tribu del Amazonas, un grupo de esquimales, una pandilla de rumanos? No es tan fácil dedicarse a la política, amigos. Inténtelo. Mejor no, que la tarta se está quedando pequeña con la mierda de la crisis.

Muchas gracias y felices votaciones futuras.



(Sale la POLÍTICA acompañada de unos aplausos y vítores enlatados.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario