martes, 13 de marzo de 2012

PODEROSOS CABALLEROS Acto III, escena 6

6. (Ráfaga musical. Rótulo de concurso: La Prueba de la Seducción)



PERIODISTA.

Aunque tu poder es muy grande

Es fácil seducirte

Te gusta ser adulado,

te gusta ser engañado,

y ante el primero que habla

abres la boca y tu espíritu se escapa

pues está siempre de viaje.

Adelante los candidatos.



(Comienza la prueba de adulación al estilo de cualquier concurso televisivo de cuarta regional, bueno, tal y como son todos, ¿no?)



TRIPONIO. Querido, no creas que vas a encontrar a mejor amigo que yo,

CHORICERO. Yo no tengo nada, estos zapatos nuevos ahora mismo son tuyos, son del partido... Nada tengo y nada quiero.

TRIPONIO. ¿Unos zapatos? ¿Por unos zapatos quieres que nuestro presidente se incline por ti?

CHORICERO. Para inclinarte ya estás tú que te dedicas a hurgar en los culos de los ciudadanos a ver si le encuentras alguna moneda que no hayas podido robar.

TRIPONIO. Me gustaría verte sin camisa, a ver qué hacías.

CHORICERO. Cambio de camisa si quieres. Toma, si no gano las primarias , me iré sin nada, porque nada quiero.

TRIPONIO. ¡Qué trucos de mono de feria! No me ganarás en adulaciones... (Le pone su chaqueta por encima al PRESIDENTE DE HONOR)

CHORICERO. Te arropa con eso, cuando en realidad quiere ahogarte.

PRESIDENTE. ¿Cómo?

CHORICERO. Son esos trajes los que le han pagado sus amigos, todos los que le han agasajado a fuerza de pedos y firmas de conventos, polideportivos y naranjas de la China. Y ahora quiere arropar al presidente bajo el traje de la corrupción.

PRESIDENTE. No, tu traje no .

TRIPONIO. Espera, te traído un rabo de liebre para que te dé suerte.

PRESIDENTE. No me líes con tus cosas, Triponio.

TRIPONIO. Antes tienes que besarlo y...

PRESIDENTE. Quita.. ¡Atchís!

TRIPONIO. Suénate los mocos, límpiate en mi calva.

CHORICERO. No, mejor en la mía.

TRIPONIO. No, en la mía...

PRESIDENTE. ¡Es suficiente! No habrá un átomo de sentido común en vuestras molleras si creéis que obro sin juicio, que me hago el loco. A mí me gusta estar tranquilo, vivir bien, beber, cuidar unos bonsáis ,dejar que gobernéis sin mí y si uno se sale de la vía marcada, pues lo reviento. Con cariño, claro.

TRIPONIO. Así que los engordas y luego los sacrificas en la plaza pública.

PRESIDENTE. Os veo cuando robáis , finjo que no veo nada y después os obligo a vomitar todo delante mía; o delante de todo el partido. He tomado una decisión, no necesito más pruebas. Ya he tomado una decisión.

TRIPONIO. Te lo suplico; espera que aún puedo darte más coba y conseguir mejor porvenir para el partido y nuestras carteras...

PRESIDENTE. No soporto oírte hablar de tu coba, de tus chanchullos... nos has engañado a todos.

TRIPONIO. Muchos están metidos en harina.

PRESIDENTE. Pues serás tú el que se coma las tortitas. No tienes otra cosa que hacer, sino tragar.

TRIPONIO. Dame un minuto. (Sale)

PERIODISTA. (A público) Pueden aprovechar esta tensión para enviar sus últimos SMS.



(Entra TRIPONIO cargado de periódicos)



TRIPONIO. Lee la prensa, las valoraciones, las notas que sacamos.

CHORICERO. Qué cantidad de papel, lástima que ya haya cagado.

PRESIDENTE. Leédmelos, leédmelo, sobre todo mi valoración y si recuerdan mi mandato.

TRIPONIO. Escucha con atención.

CHORICERO. Escucha los míos primero.

TRIPONIO. No, los míos.

PRESIDENTE. Por orden: veamos... (Lee) el 65% del 35% de los que votaron en no tiene decidido el voto;del 35 % restante, un 25% pertenece a un censo antiguo por lo que no contabilizan; el 39% son nuevos afiliados, de los que el 20% piensa en un cambio posible, no una desafección, dando un factor perdido de un 7% con un desinterés de un 82%. Subes aquí, bajas aquí, te mantienes aquí, bailas aquí, una voltereta, doble tirabuzón y ¡hop!

CHORICERO. No he entendido una palabra de toda esa jerga.

TRIPONIO. Lo dicen bien claro los datos, soy yo el secretario general que le conviene al partido.

CHORICERO.No lo creo, mira estas cifras , qué puntajes, qué alturas... Soy yo el que conviene al partido.

TRIPONIO. Mira quién firma esta encuesta.

CHORICERO. Mira quién firma esta otra.

PRESIDENTE. Sí, este es un viejo conocido

TRIPONIO. Éste es un viejo al que conozco.

CHORICERO. Si le haces caso a él , acabará el partido desollado como un cabrito.

TRIPONIO. Si le haces caso a él, es seguro que quedaremos desprepuciados de raíz, pues es un capullo que se dedica a descapullar a todos.

CHORICERO. Ten cuidado.

PRESIDENTE. Los baños se han quedado sin papel higiénico , así que las encuestas y los análisis pueden ocupar su sitio, junto al váter. Concluyamos, yo confío en ti...

CHORICERO. Cayo Morcillo.

PRESIDENTE. Deposito mi confianza en Cayo Morcillo para que eduque a este partido y lo refunde de nuevo en sus principios olvidados. He decidido, pero tienen que ser los afiliados , libremente, desde sus casas o aquí en la sede los que decidan, con sus votos, quién será nuestro secretario general. Aunque mi decisión es clara.

PERIODISTA.¡Voten!

Que tenga éxito, como deseamos y

que guarde la plaza el vencedor

y desde allí retorne a nosotros

otra vez coronado.

Que son las urnas las que legitiman

la condición moral del candidato.



7. (Ráfaga musical. Quizás es el momento de preguntar a algunos espectadores, hacerles una pequeña encuesta, micro en mano: "¿Quién te parece más honrado? ;¿A quién vas a votar?; ¿Cuánto pesas? ; ¿Te lavas las manos antes de mear?..." Ese tipo de preguntas que se hacen en las encuestas de opinión y que le quitan el sueño a los analistas políticos. Unos SMS proyectados y algo de parafernalia multimedia vacua y artificiosa. Tras esto , unos segundos de escrutinio virtual y listo.)

(...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario