viernes, 26 de julio de 2013

Unas fotitos

Fotos cortesía del Centro de Documentación (Florentino Yamuza)

miércoles, 24 de julio de 2013

Españoles, Epi y Blas han muerto... y tienen promo.

Vídeo realizado por Juan Rivadeneyra (Producciones Intermitentes)
Contacto: 954 424 662

lunes, 22 de julio de 2013

¿Te quedas en verano?

Entrevista a Paco Luna y Javier Berger, miembros de la compañía UTE.
Motivo: su belleza y las funciones de "Españoles, Epi  y Blas han muerto" en la Sala Cero (Calle Sol, 8, Sevilla) los días 23,24 y 25 a las 22:00.

miércoles, 17 de julio de 2013

La Virgen del Carmen paraliza a Epi y Blas

Los estrenos son confusos, apocalípticos, espitosos, divertidos, enérgicos, nerviosos y sobre todo raros, muy raros . Pero ayer, además fue un estreno con retrasos y tardanzas. Diez minutos esperaron Epi y Blas en sus camitas, pues la celebración  por la festividad de la Virgen del Carmen pasaba por la puerta del teatro. Cornetas, tambores, alientos y fervor entraban por las puertas de la Sala. No pasa nada, esto es Sevilla. Podemos actuar, encendemos un incienso, rezamos dos avemarías y adelante.  Pero no, el problema no era compartir el espacio sonoro con toda una orquesta municipal, no. El problema era que la calle estaba bloqueada y unos cuantos espectadores (entre ellos nuestra fotógrafa Rocío Díaz), estaban atrapados en algún lugar del entramado callejero sevillano.
Así que retrasamos unos minutos el comienzo y con más sudor de la cuenta (Epi y Blas estaban tapados con sus mantitas),  arrancó el estreno. Risas, aplausos, vítores… Y sobre todo, un lleno totalmente arropados por amigos, seguidores, espectadores, novias, novios,  bailarines,  directores, técnicos, funambulistas, cuentacuentos,  dentistas, libreros, camareros y la portera de Beckett. Así da gusto.

Hoy tenemos la segunda función, la temida segunda función,  pero eso aún no ha sucedido.
Por cierto, ¿la Virgen del Carmen no es la patrona de los marineros? ¿Ha sido conquistada Matalascañas  por Sevilla? ¿O quizás, Isla Cristina? No sé, como Sevilla tenga mar y lleve más de diez años por aquí sin verlo me voy a enfadar. 

Los hits de 1973

En 1973 estos eran los éxitos que sonaban en nuestra patria: ¡España!
- Pues hay unas cuantas canciones en inglés.
- Calla, esbirro.


Carrero voló...

CARRERO VOLÓ
España se debate
entre la modernidad
y el régimen menguado
del mal General.

Aunque fue marino,
la Historia lo alistó,
como el primer pionero
 de la hispano-aviación.

Y voló, voló,
Carrero voló…

Todo el mundo habla
de la magna explosión,
excepto Epi y Blas
desde su rincón.

Y voló, voló,
Carrero voló…


  *Letrilla de uno de los hits de "Españoles, Epi y Blas han muerto" 
 Aquí un vídeo para los de la ESO:

Epi y Blas se encadenan en la Sala Cero


Reportaje en noticiario Random

martes, 16 de julio de 2013

La Sala Cero estrena una comedia surrealista sobre la Transición

La Sala Cero estrena una comedia surrealista sobre la Transición

La Transición era otra cosa

Nota de prensa en: Sevilla Actualidad (web)
La Transición era otra cosa
Viernes, 12 Julio 2013 22:26

Sevilla Actualidad

espanoles-epi-blas-han-muerto'Españoles: Epi y Blas han muerto' se recrea en la etapa de la Transición española/SA
La Transición era otra cosa
Viernes, 12 Julio 2013 22:26   Sevilla Actualidad

Epi y Blas han muerto' se recrea en la etapa de la Transición española/SA
La Sala Cero Teatro acoge este martes 16 de julio el estreno absoluto de ‘Españoles, Epi y Blas han muerto’, dentro de su temporada de verano ‘A 0º, ni frío ni calor’.
La obra estará en cartel del 16 al 25 de julio, de martes a jueves, a las 22:00 horas. Aún quedan entradas para todos los pases. Éstas pueden adquirirse en la taquilla de la sala (C/ Sol, 5), a través de www.entradas.com, y en FNAC (Avda. Constitución, 8).
Escrita por David Montero e interpretada por Javier Berger, Paco Luna y Falín M. Galán, la obra es una divertida comedia surrealista, ambientada en la transición, en la que Epifanio Gómez y Blasco Bermúdez (Epi y Blas), dos frikis de los de antes, se creen genios ignorados. Tras recibir rechazo tras rechazo a su obra maestra, gastan todo lo que tienen en estrenarla convencidos de que revolucionará el teatro español. Pero nada será como esperaban. Será como les cuente Gustavo, que para eso es el reportero.
A pesar de que su título pudiera despistar, está recomendada para mayores de 16 años. En palabras de la compañía, Españoles, Epi y Blas han muerto es “una comedia sobre la ambición, sobre los sueños de cambiar la realidad, ambientada en la época en la que más se soñó (¿y peor?): el tardofranquismo. Una mirada oblicua pero sin piedad a ese tiempo que algunos siguen empeñados en sacralizar: la Transición”.


Se trata de la primera producción de la compañía sevillana UTE, que explica que es un proyecto que “surge de la unión de cinco tipos que, viendo lo que se les venía encima, se tiraron al monte a seguir haciendo teatro, a dar la guerra que aún se puede dar: de guerrillas. Los habrán visto por esos montes de Dios como Os Reverendos, como TBBB, como sin nombre, como lo que sea; pero sin dejar de hacer teatro. Y los seguirán viendo, porque les gustan los montes. Pero de vez en cuando bajan a la ciudad. Así que, ahora que de Guindos o el muñeco que lo representa dice que estamos empezando a mejorar, se han unido para montar una obra de sala, porque ellos creen mucho en los guindos y en los muñecos. De hecho, se cayeron de uno y se convirtieron en lo otro”.

Link a la noticia:

domingo, 14 de julio de 2013

¿Qué es un pase técnico?

A tres días del estreno estamos con los pases técnicos. ¿Qué es un pase técnico?- pregunta un señor bajito desde la segunda fila del paraíso-. Pues, un pase técnico, aunque parezca lo contrario, no tiene que ver con los toros. Ni con la lucha libre mejicana. Ni con la NBA.

Un pase técnico es “pasar” la función para que el técnico y los actores, con las indicaciones del director, sepan cuáles son los pies de sonido y luces. Además de ajustar todo lo que tiene que ver con toda la parte técnica del espectáculo (sonido, luces, efectos especiales, confeti, plataformas volantes o karaokes).
El director se sienta y habla con el técnico o con iluminador o con el jefe de sonido o con la Santísima Trinidad como es el caso, porque en montaje todos hacemos de todo y el técnico diseña la iluminación, plantea el sonido y graba los ensayos.

 Se le llama “pase”, porque el director “pasa” de los actores; los actores “pasan” de la interpretación e intentan no volverse locos mientras le cambian todas las marcas (los lugares donde se tienen que poner –vaya, qué de palabros tiene este gremio-). Y mientras el técnico va “pasando” efectos. Y así, pasando y pasando, van pasando los días hasta que se llega el pase general , que no es un pase para militares, sino un pase exacto a una función normal (con maquillaje, vestuario y peluquería), con público y que suele salir como el puto culo. Pero eso, es otro asunto.

*Foto: El elenco de "Españoles Epi y Blas han muerto" desesperados en pleno pase técnico

sábado, 13 de julio de 2013

Mr. Lestatz lo recomienda.


Entra en su canal de youtube: https://www.youtube.com/user/MrLestatz?feature=watch

En el Correo de Andalucía

http://elcorreoweb.es/2013/07/12/la-muerte-de-epi-y-blas-cierra-la-dura-temporada-de-la-sala-cero/

Entrevista en el Club Express

Llega a la Sala Cero la comedia surrealista ambientada en los setenta, Españoles, Epi y Blas han muertoun texto de David Montero que interpretarán los actores Javier Berger, Paco Luna y Falín M. Galán. La obra ha sido puesta en marcha por la compañía UTE (Unión de Teatreros Energúmenos) a la que pertenecen tanto el autor como los artistas. La historia, una comedia negra que gira en torno a la muerte y la pérdida de la ingenuidad en la época de la pre Transición, hace un guiño a la profesión misma, donde los personajes intentarán llevar a los escenarios una obra que creen que revolucionará el teatro.

Texto: Piedad Bejarano
ElClubExpress: Esta obra parte de una compañía que resurge como ave fénix de las cenizas de otras, UTE (Unión de Teatreros Energúmenos). Ante todo, ¿qué es UTE y quiénes lo formáis? ¿Cómo y por qué ocurre esto?
Javier Berger: Surge de restos de compañías, yo estaba en Los Ullen, Falín estaba en El Calvo Invita, David Montero el autor también andaba con otra compañía, y con Paco Luna llevo muchos años trabajando, estábamos juntos en Os Reverendos que anda bastante parado. En realidad, UTE es una huida hacia adelante, es una pequeña broma, ya sabes que las siglas son de la Unión Temporal de Empresas pero nosotros le hemos dado otro significado, el de Teatreros Energúmenos.
Decís que os habéis tirado al monte desde UTE para dar guerra en el teatro donde aún se puede, volviendo a la esencia de éste. ¿A qué os referís con volver a la esencia?
Javier Berger: Ante la destrucción absoluta y el tsunami que está arrasándolo todo, nos hemos unido unos cuantos supervivientes para crear una nueva Armada Invencible del Teatro. Frente a esta destrucción hay dos opciones: o ver como caen las bombas o dar un paso al frente, es verdad que es un lenguaje un poco bélico pero es que lo que está pasando es una guerra, y hemos querido dar ese paso al frente con UTE.
Paco Luna: Además queremos intentar impulsar un poco a los creadores nuevos, como David Montero, que pueden hacer cosas muy interesantes. Hay gente que tiene muy buena trayectoria y experiencia pero son poco conocidos, y como son compañeros nuestros también es una forma de tirar de esos textos que son muy buenos.
Javier Berger: “Frente a la destrucción hay dos opciones: o ver como caen las bombas o dar un paso al frente. Eso es lo que hemos querido hacer con UTE”
Estáis de broma hasta con el propio acrónimo de la compañía…
Javier Berger: Tiene dos cosas la broma. Por un lado, está esa locura de nombrar la compañía como una empresa como si vendiéramos zapatos o cualquier otro producto, que de hecho es como se está tratando al teatro. El 21% del IVA  está llevando a reventar un sector y tratarlo como una empresa que está manufacturando y ahí reside la broma de UTE y Unión Temporal de Empresas. Por otra parte, cada vez que cierra una compañía es como una puñalada, en cierto modo es una guerra lo que se está viviendo. El teatro evidentemente no va a desaparecer, lleva miles de años existiendo, pero sí que es verdad que hay una crisis en la profesión.
Paco Luna: Se da el caso de muchos profesionales y actores formados con carrera que no tienen dónde actuar, que van a diputaciones y no obtienen respuesta, o tienen que actuar gratis sin que les paguen nada. Es como si no tomaran en serio, que eres actor y te dedicas solo a esto.
Ya que UTE es una broma en sí misma, da pistas de que la comedia es el género por el que apostáis, como es el caso de Españoles, Epi y Blas han muerto, ¿no?Javier Berger: Sí que es una comedia, una comedia negra. Es una comedia que trata la muerte y la pérdida de la ingenuidad, como se vende la ingenuidad en pos del éxito, que tiene que ver también con todo lo que comentábamos. El teatro se ha estado acostando con las instituciones durante mucho tiempo, y las instituciones han desaparecido y ahora el teatro se ha quedado sin amante. También ya somos mayores y no vamos a echarles las culpas a papá y mamá, que la tienen hasta cierto punto. Lo importante de UTE es que es una iniciativa de profesionales del teatro que llevan más de diez años de trayectoria como mínimo, y estamos haciendo lo que queremos y sabemos sin depender absolutamente de nadie.
Paco Luna: De hecho yo creo que era un poco lo que queríamos, no nos hemos planteado pedir ayudas ni nada, queríamos ser totalmente independientes. Las ayudas que hemos recibido han sido a nivel personal o nuestras propias aportaciones.
¿Creéis en la comedia como vehículo conductor a la reflexión y a la crítica social?Paco Luna: Con la comedia se puede hablar de todo, absolutamente. Luego ya depende de como cada uno se lo tome, claro. Yo por ejemplo, si viera esta obra me haría reflexionar sobre como puede uno venderse para conseguir el éxito y demás, por ejemplo. Luego habrá gente que quiera buscar además una crítica social en todo esto, porque es una obra que transcurre en los setenta en plena pretransición. Además, gira en torno a la muerte tratándola desde un punto de vista muy divertido.
¿Quiénes son los Epi y Blas de esta historia? ¿Y Gustavo?Paco Luna: Yo soy Epi que digamos que es un poco, como el alumno de Blas. Somos compañeros de sótano, y Blas es mi maestro y mentor, es un dramaturgo más experimentado y mi compañero. Siempre lo acompaño con los ojos cerrados a donde sea, más que nada porque estoy enamorado de Blas. Blas es un tipo que se las quiere dar de artista, aunque no tiene talento ninguno cree que su obra revolucionará el teatro.
Javier Berger: Yo soy Blas, aunque voy a hablar de Gustavo el personaje de Falín. Gustavo, igual que en Los Teleñecos, ejerce un poco de reportero y es el que narra la historia. Es el único personaje que está dentro y fuera de la escena además de cantar, tocar el piano y  ejercer de narrador.
Paco Luna: “En la obra hay mucho juego de metateatro y mucho cachondeo hacia la profesión, en la que hay mucho farsante”
¿Por qué se eligen a estos singulares personajes como protagonistas de la acción dramática?
Javier Berger:
 El autor, David Montero, utiliza mucho en sus obras iconos para sacarlos de contexto. Utiliza el icono, no son ni Epi ni Blas, pero usa el referente icónico para contar la historia. Se usan esos referentes para hacer otra cosa, aunque evidentemente, se harán guiños claros a los personajes.
Dos personajes que quieren llevar a toda costa una obra al teatro sin un cuarto y rechazo tras rechazo. Con el metalenguaje, ¿se lanza un guiño a la profesión?
Paco Luna: Sí, al menos yo lo veo así, hay mucho cachondeo hacia la profesión, y hacia los casos como el de Blas que cree que ha escrito la obra perfecta que revolucionará el teatro, pero es una basura en realidad. También hay mucho juego de metateatro, se representa dentro de la obra otra obra, la que escribe Blas, Silencio Gómez, que es una auténtica locura. Yo creo que en mundillo nuestro hay mucho farsante, que se creen especiales por ser actor, músico o payaso.
Decís que la obra supone “una mirada oblicua pero sin piedad a ese tiempo que algunos siguen empeñados en sacralizar: La Transición”. ¿Qué queréis reflejar al enmarcar la obra en este contexto?Javier Berger: Eso lo ha dicho David Montero, el autor. La obra se desarrolla entre el año setenta y tres y el año setenta y cinco. Es el final del franquismo y el principio de una desilusión. Tiene que ver con la historia de España, el tardo franquismo es el contexto de la obra aunque no tiene nada que ver con ella, pues Epi y Blas no se enteran de nada.
Paco Luna: Los pasos temporales van con distintas mentes famosas de la época de Franco, y es el hilo conductor de la obra. Ellos no se enteran de nada, es el narrador el que lo va contando, no están interesados en política y sólo viven para su arte sin posicionarse.
Javier Berger: “Los teatreros viejos dicen tener la sensación de haber vuelto a los setenta. Es una situación parecida porque es un fin de ciclo, se está acabando una manera de hacer las cosas igual que en aquella época”
La pre Transición fue una época de muchas expectativas al cambio, interrogantes y preguntas por parte de la ciudadanía. Aunque en circunstancias muy diferentes, ¿estamos también en un período similar, esperando un cambio? ¿Puede esto hacer que exista cierta conexión actual con la obra?Paco Luna: Hombre, incertidumbre sí que hay tanto en aquel período como en éste, aunque parece que hay más optimismo entonces que ahora, y sinceramente pienso que las cosas pueden ir un poco a peor.
Javier Berger: Se ha caído un modelo que estaba muy vinculado a las instituciones y hay cierre de compañías y salas de teatro, como en aquel entonces, aunque sean contextos distintos. Pero sí que hay teatreros viejos que dicen que la sensación es de haber vuelto a los setenta, hablas con gente que estuvo en Esperpento y coinciden con esto, que hay una regresión. Es una situación parecida porque es un fin de ciclo, se está acabando una manera de hacer las cosas, y en los setenta se acabó una manera de hacer las cosas con las compañías independientes.
Este es vuestro estreno absoluto en la Sala Cero. ¿Cómo estáis viviendo los momentos previos?Paco Luna: Con muchas ganas, tenemos mucho trabajo detrás y mucho tiempo, así que hay ganas de estrenar.
¿Qué va a encontrar el espectador que acuda a ver las idas y venidas de estos personajes?Javier Berger: Yo creo que va a encontrar comedia, muerte, mala leche, quizá alguna referencia política aunque no demasiadas, música, amor y traiciones… Tiene un poco de todo. Hay algo de pérdida de ingenuidad, el hecho de que el autor tomara a Epi y Blas como referentes, haciendo el guiño a la frase de Arias Navarro con el títuloEspañoles, Epi y Blas han muerto, tiene que ver con esa pérdida. Empiezan siendo muy ingenuos y terminan dentro del aparato de la comedia del Estado. Gente muy independiente que se convierte en bufón de las instituciones. ¿Suena de algo? Sí, pasó en los setenta, y ahora estamos viviendo un tiempo que se parece en ese sentido.
Y después de Sevilla, ¿Qué harán Epi, Blas y Gustavo?Javier Berger: Ahora mismo lo que tenemos cerrado es esto, y Madrid es probable. Es un montaje fácil de mover pensado para salas y garajes incluso, todo cabe en un coche prácticamente. Además todo el mundo tiene sus diez mil cosas aparte, porque es la única forma de ir juntando bolsitas. Falín tiene un espectáculo el solo con otra compañera, nosotros tenemos varias piezas breves que hacemos cada tanto… es normal en estos tiempos hacer varias cosas.
Paco Luna: De momento estrenar aquí a ver como funciona la cosa, o ver si continuamos después de la temporada de verano, y ver como movernos. Es muy divertido trabajar con estos dos, y no hemos hablado de nada nuevo porque acabamos de empezar, pero no estaría mal, a ver que pasa.
DATOS DE INTERÉS: 

viernes, 12 de julio de 2013

ESFUERZOS TITÁNICOS

Poner en pie una obra de teatro requiere un esfuerzo heroico, pero si además el presupuesto es cero,  el esfuerzo salta a dimensiones titánicas.  Un Atlante nos debería asesorar antes de embarcarnos en la locura que significa montar una obra sin un solo euro.

Sí, nos volvemos a leer a Brook y su Espacio vacío, volvemos a aprendernos de memoria las consignas de Grotowski: “Repitan conmigo: sin actor no hay nada, lo único indispensable es el actor, el actor, el actor…”. Pues justo en ese punto tuvimos el primer escollo.

La obra estaba elegida: “Españoles, Epi y Blas han muerto”, de David Montero. Y teníamos fecha de estreno :16 de julio en la Sala Cero. Parece que lo más difícil estaba conseguido, pues no…

Antes de comenzar los ensayos, uno de los actores fue contratado para una película (adiós , compañero, me cago en el padre de los hermanos Lumiére);  al director (reconvertido en actor también) a una semana antes del primer ensayo lo llaman para una producción bastante decente, así que adiós. Empezamos a pensar que somos una especie de INEM mágico para los teatreros, todos consiguen trabajo.

Quedamos dos, hemos solicitado una residencia en Alanís de la Sierra para ensayar (era para ensayar otras piezas, pero finalmente ensayamos Epi y Blas, pero esto no viene al caso); así que nos falta uno para poder empezar los ensayos, contactamos con un amigo que está deseando volver al teatro después de tanta tele, pero es celíaco, hipocondríaco y odia la Sierra, así que no viene. Empezamos los ensayos dos actores (de los tres necesarios) y sin director. ¿Quién dijo miedo? Doy un paso al frente,  lo dirijo, actúo, bailo y hago los carteles si es necesario. Al fin y al cabo, el trabajo de dramaturgia está medio hecho y no se me da mal. Primeros ensayos con dos actores y una silla vacía para el tercero (que andamos en su búsqueda), algunas llamadas, envío de texto y síiii tenemos al tercer actor, es un cómico, músico y está deseando incorporarse, aunque tiene un estreno antes y no podrá ensayar hasta dentro de un mes. Da igual, como si le están saliendo pechos en las rodillas. ¡Adelante!

Estábamos eufóricos. Aquello se iba pareciendo a una compañía. ¿Por qué no jugamos un rato al baloncesto para celebrarlo? Claro. Unas canastas, unos tiros, unos niños de doce años peligrosísimos nos desafían y… lesión. Mi compañero se desgarra el talón de Aquiles (rotura parcial), cojera, no pasa nada. Epi será cojo. 
A mí me va a dar un síncope, no puedo actuar y dirigir. Un amigo se ofrece como tabla de salvamento, codirigirá, aunque tiene trabajo y hay que hacer encaje de bolillos con la tablilla de ensayos. Eso sí, tiene un bastón que le regala a Epi.

Cambiamos de sala de ensayo: AISGE. Hay aire acondicionado, pero el director (cuando puede venir), está dentro de la escena, no hay distancia y no sabemos si es un actor más o será como Kantor que andará por la escena durante la representación. Los días en los que AISGE no se puede usar, nos vamos a la librería Un Gato en Bicicleta en la calle Regina, en la que tenemos más distancia, pero hace un calor terrible.
Necesitamos un teatro, una sala para los últimos ensayos antes del estreno. Pido la Sala Fli (estuve unos cuantos años con los ULEN) y sí me la prestan. Animado, llamo a nuestra primera opción como técnico, una reunión y se sube al barco pirata, perfecto. Vendrá a los ensayos, cuando estemos en la sala Fli.  Por ahora está cerrada, tenemos que ensayar en la sala de danza, la única con corriente eléctrica y unos fluorescestes. El técnico graba un par de ensayos y desaparece, hace mucha calor y puede trabajar en casa con el plano de movimiento grabado en su camararita (me cago en el padre de…¿Sony?).

Sevilla está sumergida en una enorme ola de calor, cambiamos los ensayos de las mañanas a las noches, de manera que terminamos a las 3 de la mañana cada día, o cada noche. En fin, no es problema, a los teatreros nos gusta trasnochar. Así , día, a día, golpe a golpe, verso a verso… llegamos a nuestro último ensayo en la Sala Fli; pero uno de los actores tuvo un ataque de muelas terrible y tuvo que largarse a urgencias. Ahora anda con antibióticos y nolotiles esperando que le baje la infección para que le extraigan los restos de un molar putrefacto.

A todo esto hay que unir: búsqueda de vestuario, atrezzo, escenografía, diseñadora de cartel (gracias Raquel), vídeo (gracias Juan Rivadeneyra), fotografías… Altas, bajas, facturas… ¡Ah, socorro!

Pero ya se ve la meta, estamos a una semana del estreno, deseando compartir nuestro trabajo con todos vosotros. Como dicen los trasnochados de la antigua new age: “Todo ocurre por algo, formamos parte de un plan a nivel cósmico”; y si no es así, qué carajo importa.

¡Salud y mucha mierda!

jueves, 11 de julio de 2013

Sesión de peluquería

Sí, le queríamos dar a Epi a a Blas un aire a aquellas marionetas, un olor, un sabor... un tinte. Nos fuimos a teñirnos, de rojizo y de rubio. Dos horas y media, qué largo, cómo pica, qué olores, definitivamente, cuando sea mayor no quiero ser una señora.

Aquí si queréis ver el desastre variado y divertido. 




Pruebas escenografía y luces. Sala Cero.






miércoles, 10 de julio de 2013

La cabecera

Esa musiquilla con la que arrancan los programas y que si las escuchas en tu tierna infancia no puedes evitar que haga surco y se quede grabada en la cabeza (de ahí el nombre "cabecera") para toda la eternidad.

Un ejemplo maravilloso:
Atentos a los sintetizadores del principio al más puro estilo Alaska.

jueves, 4 de julio de 2013

La documentación

La documentación : Parte primordial en la escritura, en los procesos previos a la escritura, en las servilletas rellenas de ideas; pero cuidado si entra en la reescritura o en la "postescritura", estarás perdido. Un paso fundamental en la dirección y en la dramaturgia , pero como te descuides se convierte en un fin en sí mismo.

La documentación es fundamental, para poder olvidarla. Aquí algunos de los libros que fueron parte de la documentación (parte, porque como hemos dicho, porque la documentación clama por convertirse en protagonista y olvidar la acción dramática, los puntos de giro, las unidades... así que hay que mantenerla a raya.)

miércoles, 3 de julio de 2013

Estreno 16 julio 2013. Sala Cero.

Restos de compañías intentando salvarnos del tsunami anticultural y destrozateatreros nos hemos unido bajo las siglas UTE (Unión de Teatreros Energúmenos) para lanzarnos a los astilleros a crear una nueva Armada Invencible dramática.

Haciendo hincapié en la comedia, en los actores y en los autores. La vuelta a la esencia del teatro, cuchillo entre los dientes para salir de esta tormenta a cuchillada limpia. Sin ayudas, sin dinero, sin subvenciones; pero con un arrojo a prueba de bombas, políticos, instituciones e imbéciles.

 De momento, el primer estreno: "Españoles, Epi y Blas han muerto", de David Montero.

 En el elenco: Javier Berger (Ex-Ulen); Falín M.Galán (Ex- El Calvo invita)y Paco Luna (Ex de Lina Morgan).
En la dirección nos echa un gran cable y rellena la bodega: Sergio Rodríguez.
En la técnica: David Carmona.
¡Allá vamos!

Diseño del cartel: Raquel Eidem.(Librería Un Gato en Bicicleta)

martes, 2 de julio de 2013

Año 1973

La función "Españoles, Epi y Blas han muerto", escrita por David Montero arranca en 1973. Y en España en 1973 se escuchaban estas bonitas melodías.

Estreno "Españoles, Epi y Blas han muerto"

Restos de compañías intentando salvarnos del tsunami anticultural y destrozateatreros nos hemos unido bajo las siglas UTE (Unión de Teatreros Energúmenos) para lanzarnos a los astilleros a crear una nueva Armada Invencible dramática.

Haciendo hincapié en la comedia, en los actores y en los autores. La vuelta a la esencia del teatro, cuchillo entre los dientes para salir de esta tormenta a cuchillada limpia. Sin ayudas, sin dinero, sin subvenciones; pero con un arrojo a prueba de bombas, políticos, instituciones e imbéciles.

 De momento, el primer estreno: "Españoles, Epi y Blas han muerto", de David Montero.

 En el elenco: Javier Berger (Ex-Ulen); Falín M.Galán (Ex- El Calvo invita)y Paco Luna (Ex de Lina Morgan).
En la dirección nos echa un gran cable y rellena la bodega: Sergio Rodríguez.
En la técnica: David Carmona.
¡Allá vamos!

Diseño del cartel: Raquel Eidem.(Librería Un Gato en Bicicleta)